Microsoft presenta Windows 10, olvidándose del 9

Las empresas tecnológicas que quieren sobrevivir en un ecosistema tan cambiante tiene que Windows 10adelantarse en lo posible a los acontecimientos y tendencias de consumo. Hay que reconocerlo: Microsoft lo ha logrado, pero no de la manera en la que piensas, sino saltándose por la cara un Windows.

En efecto, con una jugada maestra, Windows ha presentado oficialmente su próximo producto estrella: Windows 10, olvidándose del 9 para ganar tiempo y ahorrarse millones de quejas de los usuarios y millones de dólares en actualizaciones.

Las grandes novedades de este Windows residirá en el regreso del llorado menú de inicio de toda la vida (si algo funciona, no lo intentes arreglar, ¿Verdad, Windows 8?) y también en (finalmente lo entendieron) la unificación en todas las plataformas: ordenadores, tablets y móviles, simplificando así todo el pifostio que tenían montado, por lo que dejamos atrás rotundos fracasos como Windows Phone y Windows RT. Windows 10 adaptará también su comportamiento en función de si el aparato se está usando con o sin teclado.

Aunque todo esto os parezca muy original, esto ya lo hizo un tal Al Lowe, un genio que decidió saltarse la cuarta parte de su archifamosa y mítica saga Leisure Suit Larry.

Vídeo: Presentación de Windows 10

1 comment for “Microsoft presenta Windows 10, olvidándose del 9

  1. 6 octubre, 2014 at 12:33

    Lo del botón de inicio no tiene nombre. Una de las mayores cagadas de la historia de las cagadas de Microsoft… Pretendían encajarnos de esta manera el uso de sus flamantes surfaces.

    Lo de las novedades realmente son auténticas chorradas. El escritorio virtual sobre todo, es algo que se lleva viendo en linux desde hace muuuuuuchos añitos ya. Incluso en Windows con el software de las antiguas tarjetas ATI que yo recuerde.

    Realmente interesante, aunque muy difícil de cumplir, es la esperada unificación de dispositivos, y que una misma aplicación te la puedas descargar en tu móvil, tablet, torre o portátil, y que funcione igual de bien, o de mal, claro.

    Y usar a los usuarios como testeadores si que no tiene precio. Sobre todo porque es gratis. Supongo que si cambian a todos los programadores por un monete amaestrado que escriba líneas de código al azar, podrían igualmente sacar a la venta un nuevo sistema operativo, y ya después si eso, los técnicos se encargarían de ir mejorándolo al recibir los innumerables reportes de fallos de usuarios de todo el mundo, junto con algo de su privacidad, of course.

    El año que viene espero que sea el boom definitivo del Firefox OS y el Ubuntu para dispositivos móviles, porque la verdad, no me imagino un Windows 10 que ejecute aplicaciones iguales a las de mi PC-Torre o portátil sin que me de un bonito pantallazo azul en el peor momento, y no me seduce la idea de que la alternativa a la manzana podrida en tablets y smartphones siga siendo el Android espía de Google-Hell

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*