Los Drones llegan a Europa con otra excusa para vigilarnos.

manifestacion anti dronesAlemania es la última en presumir de Drones. Su excusa es mantener limpios sus vagones de tren y metro de las pintadas de grafiteros. Les supondría nada menos que unos 7 millones de euros de ahorro a la hora de limpiarlos cada año, aunque con los más de 60.000 eurazos de cada drone, las cuentas no salen a no ser que sea un éxito… Estos aparatos observarían cada rincón cercano (o no) a las estaciones. Serían capaces de controlar los alrededores, de hacer seguimientos de personas individuales, incluso de identificarlas en un futuro y en plena oscuridad.

La ciudadanía no se ha quedado indiferente y protesta contra el inminente estreno en pruebas de los primeros prototipos. Por mucho que digan que borrarán cualquier imagen que no sea de los grafiteros en acción, como siempre salta la duda si no podrían pasar un “filtro invisible” para buscar otras antes de ser borradas, o que estas sean fácilmente salvadas de la papelera de un windows de manera remota por un aprendiz de hacker…

Ante tales estrategias militares para controlarnos y mientras se lucha con protestas y en los despachos, algunas fabricantes de ropa rebeldes contra el sistema, ya lanzaron sudaderas, incluso burkas, con la capacidad de desviar los rayos infrarojos, y no ser vistos por estos vigilantes desde el cielo en la oscuridad. Un verdadero regalo para mujeres y hombre de Pakistán, por ejemplo, donde ya hubo muchas víctimas civiles a causa de los drones del ejército americano.

En Estados Unidos de Norte América, los drones más pequeños, esos pequeños robots voladores con cámaras de vigilancia y sensores de todo tipo que son manejados a distancia, se usan hace tiempo para controlar de manera más “eficaz” sus fronteras con México. Ahora es mucho más difícil que una persona llegue viva o muerta al otro lado, para usurparles un pedacito del inexistente sueño americano…

Sus hermanos mayores, con verdadera autonomía de vuelo y sistemas automatizados además del control remoto, también hace tiempo que recorren puntos calientes en los frentes bélicos abiertos por E.E.U.U. y otros por medio mundo a parte del mencionado Pakistán. El mismo Obama prometió más transparencia en el uso de los drones, ya que la mayoría de programas eran encubiertos

El gobierno de Iran se enorgullece de haber derribado alguno de ellos que sobrevolaban su país. Incluso empiezan a llegar algunas noticias interesadas o no sobre una nueva asignatura en los campos de entrenamiento de terroristas (islámicos, no marines…): El manejo de Drones… aunque más bien son vehículos de aéromodelismo u otros que cualquiera a día de hoy puede comprarse en internet para jugar.

Ya empiezan a regalarnos un poco de ese miedo que tanto les gusta entretejer, con serios informes asegurando la gran amenaza que suponen los drones, ya que cualquier terrorista podría desplegar un ataque químico contra cualquier gran ciudad. Pero estos informes son sólo para asegurarnos que esta es la excusa perfecta para evitar la venta y construcción de cualquiera de estos Drones, como no sea por ellos para su uso militar, claro. (para vigilarnos, no vaya a ser que nos convirtamos un día en terroristas sino lo somos ya…)

En esta nueva moda de los nuevos juguetitos de control de los militares, hay un gran negocio en todos los sentidos. Desde la construcción, hasta la venta para uso militar, sin contar la gran cantidad de datos privados de los que podría disponer el ejército de cualquier país que les de un “buen uso”. Y como terroristas puede haber en cualquier sitio según la paranoia impuesta, pues la privacidad del ciudadano corre grave peligro de extinción en este nuevo y quizás más importante de los frentes. Porque podríamos vivir al margen de internet de manera más o menos sencilla, pero no podemos huir del entramado cada vez más extenso de cámaras de seguridad alimentada con drones con la última tecnología.

2 comments for “Los Drones llegan a Europa con otra excusa para vigilarnos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*