Francia lucha seriamente contra la OBSOLESCENCIA PROGRAMADA

equipos electronicos obsoletosHace poco que el parlamento francés ha aprobado una ley que castigará con multas de hasta 300.000 € y penas de cárcel de 2 años de prisión a cualquier fabricante que use las técnicas de la obsolescencia programada. Un golpe de efecto más que nada, porque realmente estas medidas son meras picaduras de mosquito para las multinacionales, pero puede servir como llamada de atención a toda Europa para crear un verdadero marco legal y luchar eficazmente contra la obsolescencia programada.

Hay que obligar a los fabricantes a poner bien claro hasta cuando piensan dar soporte de repuestos de piezas, así como de actualizaciones del software que le hace funcionar si es un dispositivo electrónico. En este sentido ya hay asociaciones de usuarios que luchan por hacer legal la opción de crear servidores para juegos online olvidados demasiado pronto por sus programadores originales.

Muchos puntos para tener en cuenta, como las modas creadas artificialmente desde gigantescas maquinarias mundiales del marketing, donde atontados y agilipollados usuarios de Apple, por ejemplo, se compran una versión nueva de uno de sus aparatos i-loquesea sin saber que mejoras reales tiene sobre el modelo anterior y si les merece la pena. Simplemente les dará la “tranquilidad” de tener lo último y tener ocasión temporalmente (hasta que salga el siguiente) de ser mirado con envidia por el resto de gilipollas adictos a tal o cual marca.

Si los fabricantes no quieren fabricar piezas de repuesto para un determinado producto, quizás en un futuro no muy lejano la solución sería legalizar nuestra impresión en 3D de esas piezas defectuosas como mínimo. Y si a los grandes fabricantes les parece mal, que dejen de sacar 23 versiones del mismo producto de manera fraccionada durante varios años, y saque un solo producto cuyo mantenimiento y fabricación de piezas sería muchísimo más fácil. Y sobre todo sin obsolescencia programada en ninguna de sus variantes, claro.

Tanta política que se quería hacer desde el punto de vista ecológico tenía tarde o temprano que chocar con este tema, ya que la obsolescencia programada y entre todas sus formas, el que salga igual o más barato la compra de un producto nuevo que comprar una pieza de repuesto, si es que se encuentra, hace que los residuos crezcan exponencialmente con todos los problemas que ello acarrea.

Veremos quien se organiza antes: o la mierda de clase política que nos gobierna por toda Europa ahora mismo, que está llegando a acuerdos secretos sin tener en cuenta a los ciudadanos en general, y ni siquiera a sus propios votantes, con el TTIP, el Tratado de Libre Comercio entre la UE y USA (donde la obsolescencia programada sería parte de su filosofía), o bien los ciudadanos desde la creación de nuevos partidos políticos que descongestione de corruptos la toma de decisiones tan importantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*