Entrada triunfal de la ciencia española en Marte: la estación meteorológica fuera de servicio

 

Ésta es que no me la podía callar. Nuestra ciencia ha dado un paso de gigante: el módulo meteorológico español  Rover Environmental Monitoring Station diseñada por nuestra élite científica del INTA-CSIC, se ha dado por perdido.

NASA ha declarado a BBC news que es un disgusto “aislado” en lo que ha sido un principio espectacular de misión. Javier Gomez-Elvira, el jefe de investigación del aparato escacharrado REMS ha dicho que tiene la esperanza (¿fe?) de encontrar una manera adecuada de resolver el problema.

El problema fue descubierto tras el esperado reseteo y cambio del sistema operativo del aparato, durante un chequeo estándar de funcionamiento. Investigaciones posteriores sugieren que los cables de los circuitos se encuentran expuestos al medio ambiente, algunos incluso cortados, con lo cual el daño probablemente es permanente.

Muchos os preguntaréis para qué sirve una estación meteorológica en Marte. Nuestro becario del CSIC ha contestado a esta pregunta por el módico precio de un sandwich de atún con tomate. “En Marte, a diferencia de la Tierra, no se puede estimar el clima sólo con mirar a las nubes”, ha dicho. Y continúa: “Es muy importante saber si baja la presión, por ejemplo, lo cual puede ser indicativo del inicio de una tormenta de polvo marciana, o si baja o sube bruscamente la temperatura, lo cual puede afectar seriamente al funcinamiento de la electrónica”. Para despedirse, ha añadido: “La culpa de todo la tiene Zapatero”.

Si, la política española ha llegado a Marte. Y es que los pájaros españoles son los que vuelan más alto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*