En Noruega prohiben videojuegos pero no las armas.

world of warcraft retirado de las tiendas en noruegaLa hipocresía con mayúsculas llega a Noruega justo después de los deleznables atentados del radical fascista (del que me niego ni a ponerle nombre ni mostrar su asquerosa cara con una foto más). Resulta que el asesino confeso, comentaba en sus repugnantes textos que ha dado a conocer como justificación de sus atrocidades contra la humanidad, que usaba videojuegos como los Call of Duty para entrenar mentalmente y que estaba enganchado a otros como World of Warcraft.

Y lo más fácil como viene siendo habitual desde hace muchos años con los videojuegos, es echarle la culpa a estos de tan atroces atentados. Los políticos y responsables de seguridad no tienen una mejor idea que recomendar retirar del mercado una gran lista de videojuegos de las estanterías de las tiendas especializadas, y estas para no ofender a nadie ni crear polémica, pues agachan la cabeza, abandonan toda razón, y acaban retirándolos.

Pero si tan seguros están de que quien juega a estos videojuegos tiene todas las papeletas para convertirse en un asesino de masas, están cometiendo un gran fallo de seguridad al dejar libres a todos los que aún siguen jugándolos, no?. La solución final sin duda sería encarcelar a todos los jugadores. Seguro que si se busca en sus ordenadores encontrarían más de un plan para masacrar gente en centros comerciales, poner bombas en edificios públicos y demás.

Otra solución partiendo de la misma lógica, sería prohibir los cuchillos y objetos punzantes. Ya sabemos que mucha gente los usa para comer (como los videojuegos se usan para el entretenimiento), pero muchos de ellos son psicópatas en potencia, que podían estar almacenando estos objetos con el fin de cometer asesinatos con gran crueldad.

Patético se mire por donde se mire estas medidas adoptadas con prisa y sin pensar por las autoridades Noruegas. Esperemos que no cunda el ejemplo y que aprendan a vigilar más de cerca a estos grupos fascistas de pacotilla que no merecen ningún respeto que  como los más radicales musulmanes sólo alimentan el odio. Todo esto sin poner esta vigilancia como excusa para recortar los derechos más básicos de los ciudadanos, que sufrimos el ataque de los radicales de uno y otro lado, así como de la inoperancia en el mejor de los casos, cuando no corrupción y desfachatez de nuestros políticos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*