Nintendo Switch, la nueva apuesta consolera de Nintendo

Nintendo ya ha hecho oficial lo que será su nueva consola: Nintendo Switch, un dispositivo a medio camino entre la tradicional consola doméstica y la consola portátil. El objetivo es aunar lo mejor de ambos mundos, pero ¿Lo conseguirá? La respuesta la tendremos en marzo de 2017.

 

Nintendo Switch, -cuyo misterioso nombre en su fase embrionaría había sido Nintendo NX– consiste básicamente en una tablet que hace las veces de consola portátil y que, conectada a una base, se convierte en consola de sobremesa. Los mandos de la máquina, denominados Joy-Con, se utilizan a la manera convencional en modo sobremesa, pudiéndose acoplar a los laterales de la tableta para jugar en modo movilidad, si bien también funcionan de manera independiente. La companía nipona promete “la potencia de una consola doméstica y la movilidad de unan consola portátil”.

 

 

El concepto a priori es bueno (es lo que tenía que haber sido la malograda Wii U), ya que con un solo producto Nintendo cubre de un plumazo las necesidades que hasta ahora copaba con dos consolas: La Wii U y la Nintendo 3DS. Lo que está por ver es que realmente logre lo prometido y logre atraer al público del mismo modo que lo hizo la Wii, una consola que vendió, ahí es nada, 100 millones de unidades. También esta por ver que Switch logre convencer al jugador casual -clave del éxito de Wii y DS- que ya juega habitualmente en dispositivos móviles de la superioridad y ventajas de su producto. Lógicamente, el precio de la consola, aún no desvelado, tendrá mucho que decir en todo esto.

 

Nintendo S

 

Con aún muchas incógnitas sobre el apartado técnico, ya sabemos que Switch incluirá un procesador Tegra personalizado con una GPU Nvidia basada en la misma arquitectura que las tarjetas gráficas de mayor rendimiento de la gama GeForce, tecnología que a priori le daría a la consola la misma potencia gráfica que una PS4 o una Xbox One; y quizás lo más sorprendente, la consola utilizará cartuchos similares a los utilizados en la 3DS.

 

Entre los primeros títulos confirmados para jugar con Switch, se han anunciado algunas de las propiedades más potentes de la compañía: como Super Mario 3D, Mario Kart 8, SplatoonThe Legend of Zelda: Breath of the Wild, junto con otros juegos que intentarán atraer a nuevos jugadores a la plataforma, como el popular The Elder Scrolls V: Skyrim.

 

Para bien y para mal, Nintendo no se casa con nadie ni se sube al carro de las modas, sigue su propio camino, sin mirar atrás. La última vez la jugada no le salió nada bien: Wii U vendió tan solo 220.000 unidades en todo al mundo y supuso pérdidas millonarias para la compañía japonesa. ¿Conseguirá replicar el éxito de antaño? Veremos, pero Nintendo siempre arriesga, y quien no arriesga, nunca gana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*